Publicado el

Personalidad Megalomaniaca y Egocentrica Gobernando el Planeta

¿Existe la posibilidad que la personalidad egocéntrica y megalomaniaca se apodere de todos los estados del planeta? ¿Cree usted que ya puede haber en nuestro planeta, una sociedad que fomenta los rasgos de personalidad ególatra, donde gobiernan individuos megalomaniacos? Bueno al final de esta nota usted mismo podrá juzgar y sacar sus propias conclusiones. Los psicoanalistas describen la personalidad egocéntrica y megalomaniaca, como una enfermedad psiquiátrica, cuyos sujetos son caracterizados por tener egos sobrevalorados, ellos creen tener superioridad moral ante otros individuos, están convencidos que son los únicos que poseen la razón y que solo ellos, tienen el derecho de sobrevivir. También demuestran su perversión y falta de empatía, despreciando, agrediendo y violentando a otras culturas que poseen valores y visiones diferentes. Otras características muy particular de esta personalidad es que ellos desean estar rodeados de sujetos del mismo género, además sienten la necesidad enorme de ser admirados e idolatrados por otros sujetos que se asocian a ellos, ya sea por sumisión o porque poseen los mismos rasgos de personalidad. Si hay algo que le disgusta al ególatra es, cuando se topa con personas sabias y perspicaces, con valores positivos y consolidados. Aquellos que tienen la capacidad de rebatir su lógica retorcida y pervertida. En el momento que la mente ilustrada no se somete a los deseos y a los caprichos del ególatra, entonces ellos pasan a ser inmediatamente sus enemigos que se tienen que someter o eliminar, puesto que ellos se convierten un peligro para sus intereses y sus ambiciones. Los ególatras sienten la necesidad imperante de alcanzar el poder, para así obtener recursos económicos y políticos. Otra característica muy recurrente del ególatra es sentir la necesidad urgente de monopolizar los medios de comunicación, a la vez, sienten gran atracción por las armas de destrucción masiva. Estos son los medios que necesitan para divulgar sus grandilocuencias y tergiversar las informaciones que le son desfavorables. Estos medios se utilizan también para denostar a otras culturas que no son afines con sus valores megalomaniacos. Las armas las utilizan para tener amenazada, intimidada y sometidas a otras culturas pacificas con menos recursos. La personalidad megalomaniaca le complace ver gran parte del planeta, hecho un infierno, salvo su propio hábitat, dado que ese infierno es causado por las armas producidas por el estado ególatra, si no hay infierno en algún lado, no se podrá vender esas armas, ni intimidar a sus supuestos enemigos. Instrumentos como la extorsión, represión, corrupción y el asesinato, son bastante recurrentes en el comportamiento y las acciones del ególatra. La misma falta de empatía, sumado a su falta de escrúpulo y su perseverancia por alcanzar el éxito, son factores claves que hace que estos individuos sean exitosos en los logros de sus objetivos. El hambre por el poder, la ambición y la codicia son motivos inherentes a la personalidad ególatra. Ellos pueden institucionalizar su lógica enfermiza, formando alianzas con sujetos de su mismo género. Un factor importante que consolida la institución ególatra es, cuando ellos encuentran con sociedades sumisas, menos ilustradas, y con poca educación, donde pueden cultivar y nutrir en plenitud sus caprichos. La cultura ególatra inhumaniza a los individuos serviles, primero, creándose enemigos imaginarios que hay que eliminar, luego se le incita a niños y jóvenes a preferir juegos de videos violentos para preparar y moldear sus cerebros. Estos niños en toda su edad de aprendizaje, no aprendieron las nociones básicas como para ser un individuo creativo y productivo, mucho menos, crítico. Ellos ocuparon su valioso tiempo, adquiriendo ciertas adicciones, las mismas que coartan una identidad positiva y productiva, para enfrentar exitosamente los embates de la vida. Cuando estos niños alcanzan la adultez y forman una familia no les queda otra alternativa de reclutarse a grupos armado, para defender los valores de los ególatras. En esta institución ellos ejercen en forma real el oficio que aprendieron virtualmente y donde a la vez, encuentran también una identidad. Cuando ya son soldados serviles, absorben también valores megalomaniacos. Las armas que se les administra, los hacen sentirse criaturas invencibles e invulnerables, y las emplean sin discernimiento, solo para proteger y defender los valores y los intereses del estado ególatra. Una vez impreso los valores pervertidos de los ególatras en los cerebros de los individuos serviles, el ególatra siente que ha creado el estratagema perfecto. Hecho esto, el MEGALOMANIACO puede lograr con satisfacción sus propósitos. Mediante sus serviles puede subyugar y someter y mantener temerosa a las culturas sumisas e inocentes, entonces el ególatra tiene la libertad de dar rienda suelta a todos sus caprichos pervertidos. El megalomaniaco hace que los miembros de la cultura sumisa e inocente pierdan su identidad. Una vez subyugadas, estas se adhiere y comparten los valores del la cultura ególatra. Esta situación es tierra fértil para que el megalómaniaco desarrolle e intensifique su poderío. Pues, si algún estado desea deshacerse de tal alianza, entonces la cultura MEGALOMANA las somete, primero desestabilizando los poderes del estado, ya sea, financiando a cómplices serviles originarios, para que desestabilicen su propio sistema político, llevando a esa nación, al cao y a la destrucción. Al final, la cultura poderosa ególatra forma alianza con un puñado de ególatras originarios los mismos que se dedicaron a destruir su propia nación. Si la cultura ególatra no encuentra a las personas idóneas para que se destruya la nación, entonces se les contrata a mercenarios pagados, psicópatas especializados para desestabilizarla. Una vez terminado el proceso de desocialización y de destrucción, el estado ególatra conducido por megalomaniacos y quasi psicópatas, elige un par de pseudos líderes vasallos y serviles. Una vez que estos individuos ostentan el poder y el apoyo, corrompen, extorsiona, sin arrepentimiento, ni cargo de conciencia a cualquier persona que se oponga a su visión pervertida, y rinden cuenta y culto al reinado megalomaniaco.

Publicado el

La dictadura del neoliberalismo de la era Bush y Obama enfrentado al Nacionalismo del planeta

La maquinaria de Wallstreet , Fondos Buitres, el Pentágono y el estado omnipresente liderado por un hombre de color, que se camuflaba de progresista llamado Obama, pero que ejecuta la visión del sistema neoliberal de los republicanos belicistas como Bush.

La visión de Bush era: “Lo que no estaban a favor de su política, invadir a otras naciones, estaban en contra del pueblo de los Estados Unidos” y favor de los terroristas. Después de Bush, los americanos votaron por los demócratas que encabezaba Barack Obama, el que prometía un cambio en la política exterior y su misión era mejorar la imagen belicosa de EEUU que encabezaba J.W. Bush, pero que al final, el candidato de los Demócrata no solo fue el continuismo de la misma, sino que se convirtió en una simple marioneta de los republicanos liderados por J.W. Bush, este hecho fue una de las causas por la que Hilary Clinton perdió la última elección contra el pragmático Donal Trump.

Obama quiso pasarse de listo, mimetizándose de ser progresista y simular que defendía los “derechos humanos”, con el propósito de obtener más adherentes en otras naciones, para que Estados Unidos fuese el “estado” que gobernara el planeta, mientras convertía en un cao las naciones árabes, Siria, Irak, Libia, etc., hasta hoy, las personas de esos países mueren en masa en el mar del Mediterráneo, huyendo de la guerra, que fue programada intencional y deliberadamente por sistema neoliberal, liderado por este personaje. Con esta triquiñuela Obama engañó a varios de los gobernantes ingenuos, sobre todo, los de la Comunidad Europea, pero no así los gobiernos izquierdistas de Latinoamérica, Rusia, China, Sud Africa, consecuencia que pagaron las gobernantes de Argentina y Brasil, que se le denostaron y las acusaron de corrupción por los medios de comunicación, supuestamente, también pagada por el Establishment, hasta que las fuerzas opositoras financiadas por los fondos buitres dieron un golpe de estado blando a las respectivas gobernantes. Ahora los medio se preocupan de desprestigiarlas para que ellas nunca mas vuelvan al poder, tal como los medios tratan también en la actualidad a Donal Trump.

La estrategia para lograr la gran meta era que la Aliada incondicional de Obama, Angela Merkel, mantuviera en jaque las naciones con menos recursos de la Unión Europea. Angela Merkel hizo dependiente a las naciones mas pequeña mediante los créditos que le otorgaba para que esas naciones cubrieran los déficits fiscales, los pagos de las deudas contraídas, además los intereses de las mismas, luego hacía que esos países les compraran armas al estado Alemán con el dinero prestado. Para seguir con esta política expansionista e invasora, Obama y Bush anhelaban elegir la candidata Hilary Clinton, y para ese objetivo financiaron y corrompieron a muchos medios de comunicación, para que Donal Trump perdiera las elecciones, la prensa de todo el planeta denostaba al candidato republicano tildándolo de “populista, de anti feminista, de magnate, etc”.

Para la mayor parte de los medios de comunicación, los políticos que estaban en contra de la homogenización de las culturas, la aspiración de Obama que era un reflejo de la cultura del neoliberalismo belicoso, consumista y egocéntrico del Establishment. Los populistas eran aquellos que se oponían a su visión, incluso se le trata de fascista, sin embargo, jamás hablaron del Nacionalismo, porque no era conveniente, ya que en el propio EEUU, el nacionalismo es muy poderoso, ni hablar en Europa.

De ese modo, el Nacionalismo de las naciones no permitiría aceptar los preceptos o valores de la visión neoliberal del Establishment liderado por Bush, Obama, Cameron, Hollande y Merkel. El nacionalismo en las naciones es transversal a todas las ideologías políticas o religiosa. Si la política del Establishment aspiraba imponer la cultura norteamericana, el nacionalismo y el patriotismo transversal, jamás lo aceptaría. Por esa razón, el error de cálculo de un licenciado de Harvard  (Obama) fue garrafal. Todo esto nos deriva solo a la conclusión que se repite en la historia: “Los errores mas graves los cometen los grandilocuentes y los megalomaniacos, cuando tienen la posibilidad de llegar al poder.

Al final de los 8 años de gobierno de Obama solo se centró en esa meta máxima, es decir, concluir la misión del gobierno de G.W. Bush, hacer posible que Establishment los EEUU, parte de la población norteamericana, se convirtiera en el estado del planeta; mientras los proyectos sociales como el “Obama Care”, la pacificación entre negro y blancos, las leyes de Migración más favorables y el mejoramiento de la imagen de la política de EEUU, quedaron sin resolver. En conclusión, Obama dejó a su nación dividida, entre el Establishment y el Nacionalismo, dejo un cao con los fugitivos de la guerra en los países de la Unión Europea, sobre todo en Alemania, además despertó el nacionalismo en los naciones en las cuales ya no tenía ningún significado y el terrorismo sigue intacto, mas aun ha seguido aumentando proporcional a las odiosidades que propaga la política del sistema neoliberal. Sin embargo, a Obama se le otorga el premio nobel de la paz, institución que también ha sido corrompida, tal como la OEA y las Naciones Unidas.

Ahora, los medios falsifican y distorsionan los hechos, magnificando el populismo y denostando al que piensa diferente al Establishment. Me atrevería a suponer que el gobierno de Obama y los egocéntrico de Wall street han coimeado los medios de comunicación de muchas naciones de la tierra, con el propósito de desprestigiar el nacionalismo y la política de la izquierda humanista, incluso desprestigian y denostan a su propio presidente, Donal Trump. Esos mis mismos medios de comunicación ocultan cualquier noticia negativas que pueden surgir de la política de los refugiados que huyen de la guerra que provocaron los gobernantes como Bush, Obama, Merkel, Hollande y Cameron, son ellos los que provocaron el cao en los países árabes, que desestabilizaron países como Ucrania, Brasil, Venezuela.

Todo esto es provocado por el egocentrismo de los megalomaniacos que se apoderan del gobierno de una nación económicamente y militaristamente poderosa, es lo que vengo denunciando en mis últimos blogs presentado por este medio.

La megalomanía es una enfermedad contagiosa motiva a realizar planes grandilocuentes y enfermizos, como por ejemplo, gobernar y espiar a cada persona del planeta, con la justificación de defender los derechos humanos y combatir al terrorismo que ellos mismos han provocado. Aparte de la grandilocuencia también la ambición y avaricia de algunos grandes empresarios que se coludieron con estos gobernantes megalomaniacos. Pero su fanatismo fue tan infantil que olvidaron el factor “Nacionalismo y el patriotismo”. Este factor perturbador, para las aspiraciones de Obama, no iba permitir aceptar una cultura ajena, que es diferente a las costumbres norteamericanas. Tampoco se iba permitir que las naciones no tuvieran estados y que si los tuvieran fuesen marionetas del gobierno de Barack Obama o Hilary Clinton y Angela Merkel.

Esta vez el Nacionalismo y el patriotismo de las naciones nos salva de una dictadura del neoliberalismo salvaje dirigida por el Establishment.